Blog Villa Catalina

28/05/2015

Recomendaciones para elegir la mampara de la ducha

Recomendaciones para elegir la mampara de la ducha

La mampara para la ducha es un elemento muy importante al momento de equipar el baño. Esto se debe a que entre sus funciones más importantes, se encuentra la de mantener el calor emitido por el agua caliente por más tiempo. Para saber qué tipo de mampara es la adecuada para tu baño y cómo elegir la mejor de acuerdo a tus necesidades, leé lo que sigue.

Materiales que la componen
Una cosa que tenés que tener en cuenta al momento de elegir la mampara para la ducha es el material con el que está construida. En el mercado podés encontrar algunas fabricadas con metacrilato o poliestireno. En este caso, tené la precaución de que como mínimo midan 4 milímetros de espesor. Una de las ventajas que te ofrece este tipo de materiales es que son muy livianos y económicos. El único inconveniente es que se rayan con mucha facilidad.

Otro tipo de mamparas son las fabricadas con cristal, que puede ser semi satinado, transparente o inclusive decorado a tu gusto con franjas de colores más oscuras. Su costo es mucho más elevado que las anteriores y son más pesadas. No obstante, tienen la particularidad de ser más durables y fáciles de limpiar.
En lo que respecta al marco, este puede ser de acero inoxidable o de aluminio. El primero es un poco más pesado y el segundo es más económico; puede ser cromado, lacado o mate.

La forma de apertura también es importante
Otro aspecto muy importante que tenés que tener en cuenta es el modo de apertura que la mampara tendrá, ya que esto dependerá principalmente de su ubicación y del tamaño del cuarto de baño. Podés elegir una mampara de hoja fija, la cual se instala en la pared y cubre la bañadera o el plato de ducha hasta la mitad. La desventaja que tiene es que no podés moverla a tu gusto y es necesario tener cuidado hacia dónde se dirige el flujo de agua.

Otro tipo de mampara es aquella que tiene dos paneles o más que se pliegan, uno sobre otro, gracias a unas bisagras convenientemente instaladas y que imitan un abanico. Al necesitar mucho más espacio, es preferible utilizarlas en baños de gran tamaño. Si querés colocar mamparas de dos puertas pero tu baño es pequeño, probá con las de hojas deslizables, las cuales se mueven en unas guías quedando colocadas una sobre la otra cuando se abre.

Prestá atención al tipo de cerramiento
Sin importar el tipo de material que elijas para tu mampara, debés tomar precauciones para que el agua no se filtre cuando te das un baño. Para eso, la persona encargada de instalarla, debe tomar muy bien las medidas ya que un error puede significar que los perfiles terminen no encajando y las puertas no cierren perfectamente.

Las mamparas son una excelente manera de decorar el baño, aprovechar el calor del vapor y además evitar que el agua salga de la bañera o del plato de la ducha.

Dejanos un cometario!

Volver a Blog